La Vid

Historia de la vid

El hombre conoció mucho antes el sabor del vino que la planta que daba los frutos a partir del que se elaboraban.

Se han encontrado fósiles de vid (Vitis sezanensis) con más de 50 millones de años de antigüedad en la región de Champagne. También hay constancia de dos especies de vid (Vitis ausoniae y Vitis vinifera) con edad de 12 millones de años, que aun hoy siguen encontrándose en algunos bosques de Estados Unidos.

El paso de la vid salvaje a la vid cultivada se desconoce por completo, pero hay estudios que aseguran que fueron mutaciones sucesivas que hicieron que la viña salvaje pasara de ser de un único sexo a hermafrodita. De esta forma el cultivo es mucho más sencillo ya que no es necesaria una polinización externa.

Variedades tintas

Existen numerosas variedades de uva en todo el mundo, pero son algunas de éstas las más utilizadas. Normalmente, la variedad de vid que antiguamente se cultivaba en una zona determinada y que luego fue arrancada, es la que a día de hoy mejor se adapta a esa misma zona.

    • Tempranillo: El nombre es el diminutivo de temprano, ya que es de las primeras variedades que maduran y vendimian. Según la región recibe un nombre u otro, estos son algunos de los sinónimos: Ull de Llebre (Catalunya), Cencibel (La Mancha), Tinto Fino y Tinto del País (Castilla y León). Es originaria de España, siendo la variedad española más reconocida internacionalmente.
      Está presente en 17 Denominaciones de Origen: Almansa, Calatayud, Rioja, Ribera del Duero, Campo de Borja, Cariñena, Jumilla, La Mancha, Méntrida, Cigales, Conca de Barberá, Costers del Segre, Navarra, Penedés, Somontano, Utiel-Requena, Valdepeñas, Valencia y Vinos de Madrid.
      La planta es vigorosa y de porte erecto. Los racimos son medianos y compactos con bayas redondas de color negro azulado.
      Produce vinos de mucha calidad, equilibrados, aromáticos, de acidez y graduación alcohólica media. Aporta poco color, pero estable. Lo que cabe destacar es que los vinos elaborados con tempranillo son muy aptos para la crianza.
    • Cabernet Sauvignon: Es originaria de Burdeos (Francia). Su introducción en España fue de la mano de Marques de Riscal en Rioja, Vega Sicilia en Ribera del Duero y de Miguel Torres en Cataluña.
      También es conocida como Petit cabernet, Vidure, Burdeos tinto, Carbouet y Petit vidure.
      Actualmente es una de las variedades más cultivadas a nivel mundial. Se cultiva en Francia, Australia, España, California, Chile y Argentina.
      En España está presente en 16 Denominaciones de Origen: Alicante, Calatayud, Campo de Borja, Cariñena, Cataluña, Conca de Barberá, Costers del Segre, Jumilla, La Mancha, Méntrida, Navarra, Penedés, Ribera del Duero, Utiel-Requena, Valdepeñas y Valencia.
      La planta es vigorosa y erecta, con racimos pequeños y muy compactos con granos muy pequeños con piel dura.
      Los vinos elaborados con Cabernet Sauvignon son de color intenso y cubierto. Se caracterizan por ser muy tánicos cuando son jóvenes, pero cuando se abren aparecen aromas florales, frutales y vegetales (el pimiento verde es el más conocido). Son muy aptos para la crianza debido a su alto contenido en taninos.
    • Garnacha: Es una de las variedades tintas más cultivadas de España. Está presente como variedad principal en 15 Denominaciones de Origen: Ampurdán-Costa Brava, Calatayud, Campo de Borja, Cariñena, Costers del Segre, La Mancha, Méntrida, Penedés, Priorato, Somontano, Tarragona, Terra Alta, Utiel-Requena, Valdeorras y Vinos de Madrid.
      La planta es vigorosa y se adapta fácilmente a diferentes zonas. Produce bayas ovaladas de piel oscura.
      Los vinos elaborados con esta variedad son de aroma delicado (frambuesa, moras, laurel, higos secos, dátiles), poseen buena graduación y cuerpo. No son aptos para la crianza porque evolucionan rápidamente. También se elaboran rosados, siendo los más conocidos los de Navarra.
    • Syrah: El origen de esta variedad es confuso. Existen diferentes investigaciones que dicen que es originaria de Persia (de la ciudad de Shiraz), otros dicen que es italiana (de la ciudad de Siracusa) y por último, otros afirman que procede del Ródano.
      Se cultiva en Francia, Australia, España, California, Chile, Sudáfrica, Argentina, Italia y Grecia. Fue el Marques de Griñón quien la introdujo en España en 1982, junto con Enrique Mendoza en Alicante.
      Sus sinonimias son: Candive noir, Entournerein, Hignin noir, Plan de la Biaune, Shiraz, Sérine, Séräne, Sirac, Syra, Syrac, Sirah (Francia) y Petit syrah (Brasil).
      Posee un racimo mediano y compacto, con granos pequeños y azulados. Produce un vino de color intenso, con aromas a frutos del bosque y en boca se presenta amable, sabroso y acidez agradable.
    • Merlot: Su origen es francés (Burdeos), se elabora principalmente en el Medoc. Su nombre es un diminutivo de la palabra “mirlo” en francés. Este nombre se debe al color del vino, que es muy oscuro, como el plumaje del mirlo. También se le conoce como bigney rouge o la vitraille.
      Está presente en 14 Denominaciones de Origen: Alella, Alicante, Cataluña, Conca de Barberá, Costers del Segre, Pla de Bages, Montsant, Penedés, Priorat, Tarragona, Binissalem, Pla i Llevant, Utiel- Requena y Valencia.
      Los racimos son medianos con bayas pequeñas de color negro azulado. Produce vinos aromáticos, de sabor ligeramente herbáceo y muy carnoso con acidez poco marcada. Se utiliza para redondear vinos y acelerar la crianza.

Variedades blancas

De igual forma que las tintas, existen en el mundo numerosas variedades de uva blanca. Hay zonas que por su situación geográfica, clima y suelo predomina el cultivo de variedades blancas frente al de tintas. Estas zonas suelen ser las situadas más al norte con pocas horas de sol al año.

  • Verdejo: Esta es la variedad de uva de la Denominación de Origen Rueda por excelencia. Antiguamente había plantada Verdejo en la zona, pero fue arrancada. Gracias al trabajo de viticultores fue plantada de nuevo en la zona.
    Existe un parecido con las variedades portuguesas Verdelho y la Gouveiro.
    La planta es de vigor medio con racimos medianos y poco compactos. La baya es pequeña de color amarillento.
    Produce vinos de color amarillo pajizo y bordes verdosos en jóvenes. Es muy aromático predominando el aroma a hierbas y sobre todo a hinojo. En boca es ácido, lo que le aporta frescura y posee un final amargo muy característico.
  • Chardonnay: De origen francés, es la variedad de uva blanca más conocida en todo el mundo. Se cultiva en España, Francia, Italia, Alemania, Australia, California, Sudáfrica, Argentina, Chile y Nueva Zelanda.
    La planta es vigorosa, con racimos medio compactos con bayas de color amarillo y piel fina.
    Produce vinos muy equilibrados y finos. De color variable entre amarillo pálido y amarillo casi dorado. Son muy aromáticos predominando la fruta blanca y con un toque dulce. En la boca son frescos, debido a la acidez no excesiva, y con cuerpo.
    Se utiliza para la elaboración de champagne y cava, y también para la elaboración de vinos tan conocidos como Chablis, Mersault, Corton Charlemagne y Pouilly-Fuissé.
  • Macabeo: De origen español, es una de las variedades utilizadas para la elaboración del cava por su aportación aromática. También es conocida como Viura y Alcañol.
    Es variedad principal en las Denominaciones de Origen como Calatayud,Conca de Barberá, Costers del Segre, Navarra, Penedés, Rioja, Somontano, Tarragona y Terra Alta.
    La planta tiene porte erguido con racimos grandes y bayas medianas amarillas dorado.
    Produce vinos con colores muy pálidos, afrutados en nariz y en boca resultan frescos.