Maridaje

El maridaje puede definirse como la unión, analogía o conformidad con que algunas cosas se enlazan o corresponden entre sí. Así pues, el maridaje entre el vino y la comida puede denominarse como el proceso de casar metafóricamente un alimento con un vino con la intención de realzar el placer de comerlos.

Con el maridaje se trata de encontrar un vino que case con una comida, de tal forma que las características de los dos queden exaltadas.

A la hora de maridar hay que tener en cuenta principalmente los sabores y las texturas, ya que hoy en día está en auge la cocina creativa con elaboración de diversas texturas.

Los sabores principalessabores maridaje

Dulce
Salado
Ácido
Amargo
Umami

Reglas básicas en el maridaje

A raíz de la creación de la cocina francesa y posteriormente la cocina internacional, finales del siglo XIX o principios del siglo XX, comenzó a crearse las reglas de maridaje que aún se establecen. Estas reglas dictan que los vinos blancos acompañan al pescado y vinos tintos acompañan a carnes.

A día de hoy siguen utilizándose, pero cada vez se imponen otras reglas para el maridaje que juegan más con los sentidos.

Algunas de las reglas actuales de maridaje a tener en cuenta son las siguientes:

  1. El cuerpo y las características del vino con las de la comida.
  2. La riqueza e intensidad del vino con las de la comida.
  3. Comidas frías con vinos ligeros.
  4. Comidas especiadas con vinos algo dulces, para evitar el exceso de picante y hacer más fresca la comida.
  5. Comidas saladas que se maridan con vinos altos en alcohol dan como resultado cierto amargor.
  6. Comidas ácidas requieren vinos con acidez elevada.
  7. Platos salados se acompañan con vinos con cierto dulzor.
  8. Pescados grasos con vinos tintos suaves.
  9. Vinos blancos con carnes blancas.

No obstante, a la hora de maridar cada plato hay que tener en cuenta el orden de los vinos mencionado en el tema de cata: blancos antes que tintos, secos antes que dulces, joven antes que viejo, etc.

Tipos de maridaje

El maridaje no es una ciencia exacta, sino que es algo que puede modificarse. A la hora de maridar hay que arriesgarse un poco con las combinaciones, porque así es como se encuentran los mejores maridajes, siempre teniendo en cuenta las reglas.

Se puede maridar de dos formas muy diferentes:

  • Por complementación: En un maridaje por complementación los sabores son parecidos y se refuerza la gama de sabores. Por ejemplo un vino dulce moscatel con una tarta de manzana.
  • Por contraste: Es un maridaje en el que la intensidad de los sabores es distinta. Es importante cuidar bien el tipo de contraste, pues un queso muy poderoso puede opacar por completo a un vino suave, y un vino de gran carácter dejará atrás a un queso muy delicado.

maridaje

¿Cómo maridar vino y quesos?

La unión entre queso y vino es muy complicada porque una mala elección puede hacer que el sabor de vino y/o el queso sea desagradable.

A continuación se dan unas reglas a seguir a la hora de elegir un vino con el queso a comer. No obstante, son reglas orientativas porque dependerá mucho de la grasa del queso y los taninos, acidez y azúcar del vino.

  • Mozzarella fresco: vinos blancos afrutados como el Albariño, Sauvignon blanc y Verdejo. Vinos rosados muy suaves y afrutados como los de Garnacha, Merlot y Cabernet Sauvignon.
  • Gouda: Vinos blancos muy aromáticos como los de Sauvignon blanc y Verdejo. Tintos jóvenes como el Merlot, Tempranillo y Bobal.
  • Cabra: vino blanco de las variedades Chardonnay o Sauvignon Blanc o rosados de la variedad Garnacha.
  • Oveja: Vino tintos de astringencia media. Pueden ser los elaborados con las variedades Cabernet Sauvignon y Syrah.
  • Chedar: Vinos tintos jóvenes elaborados con las variedades Merlot, Tempranillo y Bobal, y rosados sobre lías de la variedad Garnacha.
  • Brie: Tintos con buen cuerpo, de las variedades Syrah, Cabernet Sauvignon y Monastrell.
  • Camembert: Tintos jóvenes o roble elaborados con Tempranillo y Merlot, o un rosado sobre lías, que tenga más cuerpo elaborado con Garnacha.
  • Gorgonzola: tintos jóvenes y con cuerpo como los de Cabernet Sauvignon. Vinos de Jerez, dulces naturales y de Pedro Ximenez.
  • Roquefort: Vino tinto crianza o reserva, que tengan mucha estructura y cuerpo, elaborados con Cabernet sauvignon, Syrah, Cabernet franc y Monastrell. También podría acompañarlo algún vino de Jerez.

Maridaje de vinos

En definitiva lo esencial es conocer bien el tipo de vino que vas a beber cuando tratamos de comer una comida y u otra.